sábado, 4 de febrero de 2012

La misión de aterrizar en un Cometa

La nave espacial europea Rosetta va en camino de interceptar un cometa y hacer historia. En el 2014 entrará en órbita alrededor del cometa 67P/Churyumov-Gerasimenkoand llevando consigo una misión con dos primicias.
El objetivo de Rosetta es aprender de la historia primordial de la vida de un cometa, y como trascurre su vida de ser un maravilloso astro hasta su caída final en pedazos.

Los cometas son restos primitivos "de la construcción" de nuestro sistema solar hace aproximadamente 4.500 millones de años. Porque pasan la mayor parte de su tiempo en el congelado sistema solar exterior, están allí muy bien conservados y son para los astrónomos como una mina de oro que nos permiten conocer de cuales eran las condiciones que prevalecían "en el principio de los tiempos".

Cuando sus órbitas se alargan logran aproximarse mucho más cerca del Sol, así los cometas se transforman en los cuerpos más impresionantes del cielo nocturno. Esta misión de la Agencia Espacial Europea fue lanzada en el año 2.004 y cuenta con instrumentos estadounidenses a bordo. Rosetta será como estar en un asiento de la primera fila para ver la espectacular metamorfosis.

Lo que sabemos de los cometas hasta ahora proviene de un puñado de misiones de sobrevuelo a los mismos. "De alguna manera, un sobrevuelo es sólo una visión seductora sobre un cometa en una etapa específica de su evolución," dice Claudia Alexander -científico del proyecto Rosetta en el JPL-. "Rosetta es diferente. Va a orbitar el 67P durante 17 meses. Veremos como evoluciona en su trayecto hacia el Sol por un corto tiempo.
El calor solar tendrá un profundo efecto sobre el destino de Rosetta. "Al comienzo miraremos al cometa como una pequeña pepita en el espacio y para luego convertirse en algo poético y hermoso, arrastrando su cola enorme."

Por el momento, Rosetta esta descansando para enfrentar los próximos desafíos. Está hibernando, comprometido ahora en su persecución de alta velocidad mientras duerme su carga útil. Despertará cercano al día de año nuevo de 2014, cuando la nave comience un programa de auto-chequeo durante varios meses.

Si todo va bien, en agosto del mismo año Rosetta entrará en órbita alrededor del núcleo del 67P y comenzará a explorar su superficie para buscar un sitio de aterrizaje seguro. Una vez que el sitio sea elegido, la nave espacial descenderá tan bajo como a 1 kilómetro de altitud para desplegar la sonda de exploración lander.

El nombre del lander es “Philae”, el sitio de un obelisco en el Nilo (Egipto) que ayudó a descifrar la famosa piedra Rosetta. El aterrizaje esta programado para noviembre de 2014, cuando Philae hará el primer aterrizaje controlado en el núcleo de un cometa.

"¡Cuándo aterrizemos, el cometa podría estar activo ya!" dice Alexander. Como el cometa tiene muy poca gravedad, el lander se anclará con arpones a la superficie. “Sus pies pueden profundizar en algo crujiente como el permagel (permafrost), o tal vez en algo de roca sólida,” especula ella.
Una vez que esté bien sujeto, el lander comenzará un estudio "in situ y sin precedentes" del núcleo de un cometa. Entre otras cosas, recogerá muestras para el examen microscópico a bordo y tomará imágenes panorámicas del terreno circundante.

Mientras tanto, permaneciendo en órbita la nave espacial Rosetta estará también muy ocupada. Los sensores de a bordo trazarán un mapa de la superficie del cometa y de su campo magnético, monitoreo de las erupciones -jets y géiseres- del cometa: cantidad, medidas, tasas y mucho más.

Juntos, el orbitador y el lander construirán la primera imagen 3D de las capas y bolsones bajo la superficie del cometa. Los resultados que se logren deberán contarnos una historia verdadera.

Autora: Dauna Coulter / http://science.nasa.gov/science-news/science-at-nasa/2012/02feb_rosetta/.
Ver: http://youtu.be/FoePrO4-fGQ

jueves, 2 de febrero de 2012

"Cadáveres" de cometas en el viento solar.

Tomado de http://ciencia.nasa.gov/ciencias-especiales/20jan_cometcorpse/

20 de enero de 2011: Según un artículo publicado en la edición de hoy de la revista de investigación Science (Ciencia, en idioma español), los astrónomos han descubierto una intrigante nueva posibilidad: la existencia de "cadáveres" de cometas en el viento solar. Esta nueva investigación se basa en dramáticas imágenes, tomadas en el mes de julio de 2011, las cuales muestran a un cometa desintegrándose en la atmósfera solar.

El cometa Lovejoy atrajo la atención de los titulares de noticias en diciembre de 2011, cuando se adentró en la atmósfera del Sol y, posteriormente, emergió relativamente intacto. Pero éste no fue el primer cometa en rozar el Sol. El verano (boreal) pasado, un cometa más pequeño intentó realizar una hazaña similar, pero los resultados fueron muy distintos. El cometa C/2011 N3 (SOHO - sigla de: Solar and Heliospheric Observatory u Observatorio Solar y Heliosférico, en idioma español) fue completamente destruido el 6 de julio de 2011, cuando se precipitó a 100.000 km por encima de la superficie estelar. El Observatorio de Dinámica Solar (Solar Dynamics Observatory o SDO, en idioma inglés), de la NASA, registró la desintegración.

Comet Corpse (fragments, 558px)
Fragmentos del cometa C/2011 N3 conforme pasa a través de la atmósfera del Sol, el 6 de julio de 2011. Crédito de la imagen: Observatorio de Dinámica Solar / K. Schrijver y colaboradores. [Imagen ampliada]

"Es la primera vez que vemos un cometa pasar por enfrente de la cara del Sol, y desaparecer", dice Dean Pesnell, uno de los coautores del artículo de Science y científico del proyecto del SDO, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales. "Esto fue algo sin precedentes".

El equipo de investigación reportó su análisis de las imágenes capturadas por el SDO en la edición del 20 de enero de Science.

Uno de los principales descubrimientos fue la cantidad de material depositado en la atmósfera del Sol. "El cometa se disolvió en más de un millón de toneladas de gas eléctricamente cargado", dice Pesnell. "Creemos que estos vapores se mezclarán con el viento solar y, a largo plazo, serán eyectados de vuelta hacia el sistema solar".

Pesnell dice que podría ser posible detectar estos "cadáveres" de cometas cuando pasen cerca de la Tierra. Los cometas son ricos en hielo (H2O congelada), por lo que, al disolverse en la caliente atmósfera solar, los restos gaseosos contienen mucho oxígeno e hidrógeno. Una corriente de viento solar que contenga oxígeno de más podría ser un indicio revelador de un cometa desintegrado. Otros elementos abundantes en los cometas podrían proporcionar pistas similares.

Los "cadáveres" de cometas son probablemente abundantes. Existe una familia activa de cometas conocidos como los "rasantes de tipo Kreutz" que, se piensa, son fragmentos de un cometa gigante que se rompió en pedazos hace cientos de años. Cada pocos días, el SOHO ve uno en el momento de zambullirse en el Sol y desaparecer. Cada evento de desintegración crea una bocanada de vapor cometario que podría ser detectado por una nave espacial que tome muestras del viento solar.

Pero, ¿para qué molestarse? Los investigadores están comenzando a ver a los cometas rasantes como "partículas de prueba" que pueden servir para estudiar la atmósfera del Sol. Una forma de entender esto es imaginarse lanzando piedras a un estanque: se puede aprender mucho sobre el estanque estudiando la forma de las ondas que se producen de esa manera.

Comet Corpse (movie, 200px)
Película sobre el cometa C/2011 N3 volando a través de la atmósfera del Sol. La película fue grabada por el SDO en el ultravioleta extremo. [Vídeo Quicktime]

De hecho, el SDO observó algunas interacciones extraordinarias entre el Sol y el cometa condenado. Conforme C/2011 N3 (SOHO) se movía a través de la ardiente corona, gas frío se desprendía del núcleo del cometa y rápidamente (en unos pocos minutos) se calentaba a más de 500.000 kelvin, lo cual es lo suficientemente caliente como para que brille con gran intensidad en los telescopios del ultravioleta extremo ubicados a bordo del SDO.

"El gas del cometa recientemente evaporado brillaba tan intensamente como el Sol, que estaba detrás suyo", se maravilla Pesnell.

El gas fue también ionizado rápidamente en un proceso llamado "intercambio de carga", lo cual hace que el gas se vuelva susceptible al campo magnético del Sol. Atrapada en los lazos magnéticos que pueblan la corona solar, la ionizada cola del cometa se meneó salvajemente hacia un lado y hacia el otro durante los momentos previos a la desintegración final.

Observar este tipo de interacción entre el Sol y un cometa podría revelar nuevos detalles de la estructura térmica y magnética de la atmósfera solar. De manera similar, medir cuánto tiempo les lleva a estos "cadáveres" de cometas llegar a la Tierra y tomar posteriormente muestras de los gases cuando lleguen podría ser muy útil desde el punto de vista de la información.

"Antes del SDO, nadie se imaginaba que podríamos observar a un cometa desintegrarse en la atmósfera del Sol", dice Pesnell, quien confiesa que incluso él estaba escéptico. Pero ahora afirma: "Soy creyente".

La investigación original descripta en esta historia puede encontrarse en la edición del 20 de enero de la revista Science: Destruction of Sun-grazing comet C/2011 N3 (SOHO) o Destrucción del cometa rasante del Sol C/2011 N3 (SOHO), en idioma español, por C. J. Schrijver, J. C. Brown, K. Battams, P. Saint–Hilaire, W. Liu, H. Hudson, y W. D. Pesnell.

Autor: Dr. Tony Phillips
Ciencia@NASA