sábado, 27 de julio de 2013

Descubren misteriosos objetos centauros.

neowise20130725-640_centauros
La verdadera identidad de los centauros, -estos pequeños cuerpos celestes que orbitan alrededor del Sol entre los planetas Júpiter y Neptuno-, es uno de los grandes misterios de la astrofísica. La pregunta es: ¿Son asteroides o cometas?

Un nuevo estudio de las observaciones realizadas con el WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) señala que la mayoría de estos objetos son cometas centauros. Hasta ahora, los astrónomos no estaban seguros de si los centauros son asteroides expulsados ​del Sistema Solar o son cometas que viajan hacia el Sol desde la lejanía. Debido a su naturaleza dual, han recibieron el nombre de la criatura mencionada en la mitología griega que tiene cabeza humana y el torso y piernas de un caballo.

“Como criaturas místicas, los objetos centauros parecen tener una doble vida”, dijo James Bauer del Jet Propulsion Laboratory de la NASA en Pasadena. Bauer es el autor principal del estudio publicado el 22 de Julio de 2013 en el Astrophysical Journal. “Nuestros datos sugieren un origen cometario en la mayoría de los objetos, lo que sugiere que vienen de los lugares más profundos en el Sistema Solar.”

Su “Origen Cometario” significa que este objeto es probablemente hecho del mismo material de un cometa, que puede haber sido un cometa activo en el pasado y que pueda llegar a ser activo en el futuro.
Los hallazgos provienen de la búsqueda más grande jamás realizado en el espectro infrarrojo hasta la fecha de los centauros y sus primos lejanos, llamados objetos del Disco Disperso. El NEOWISE, es la parte de la misión WISE en la caza de asteroides, adquirió imágenes en el infrarrojo de 52 Centauros y objetos del “disco disperso”. Quince de los 52 son nuevos descubrimientos. El Centauro y objetos de disco disperso que orbitan en el cinturón inestable. La gravedad de los planetas gigantes arrojan a estos objetos más cerca del Sol o más lejos de sus posiciones actuales.

Aunque los astrónomos ya habían observado con anteriormente que algunos de los objetos Centauros mostraban halos polvorientos, una característica común en los cometas, y el telescopio espacial Spitzer de la NASA también han encontrado evidencias de cometas en el grupo, pero no fueron capaces de estimar el número de cometas y asteroides.

Los datos infrarrojos de la misión NEOWISE proporcionan información sobre el albedo de estos objetos, es decir, su reflectividad para ayudar a los astrónomos a ordenar la población. La misión NEOWISE puede conocer si un objeto Centauro tiene una superficie oscura o una superficie brillante que refleja más luz. Las piezas del rompecabezas comenzaron a tener sentido cuando los astrónomos combinan la información del albedo con lo que se conoce acerca de los colores de los objetos. Las observaciones en luz visible han mostrado que los objetos centauros suelen tener tonos azul grisáceo o más rojos. Un objeto de color gris azulado podría ser un asteroide o un cometa. La misión NEOWISE mostró que la mayoría de los objetos son de color azul grisáceo oscuro, una firma de ser un cometa. Un objeto rojizo es más probable un asteroide.

“Los cometas tienen una superficie congelada de material oscuro, haciendo que sea más oscuro que la mayoría de los asteroides”, dijo el co-autor, Tommy Grav del Instituto de Ciencia Planetaria de Tucson, Arizona. “La superficies de los cometas tienden a ser más oscuro, mientras que el asteroide son más brillante que la Luna.”

Los resultados indican que aproximadamente dos tercios de la población de los objetos Centauros son cometas, los cuales vinieron de las regiones frías de nuestro Sistema Solar. No está claro si el resto de los objetos son asteroides. Los cuerpos de centauros no han perdido del todo su mística, pero el futuro de investigación de la misión NEOWISE puede revelar sus secretos ocultos.

Para obtener más información acerca de WISE, visite: http://www.nasa.gov/wise .
Fuente: http://www.jpl.nasa.gov/news/news.php?release=2013-234

jueves, 25 de julio de 2013

Dejemos que la historia sea nuestra guía?

cometa-kirch_1680
En 1680, el cometa Kirch iluminó el cielo nocturno y fue incluso brevemente fue visible en plena luz del día. Con una órbita notablemente similar a la del cometa ISON, ¿podemos esperar durante el próximo mes de noviembre ver un espectáculo similar?

Descubierto en el año 1680 (de ahí la designación de C/1680), el cometa C/1680 V1 (Kirch) fue visto por primera vez por el astrónomo alemán Gottfried Kirch a principios de Noviembre de 1680, y tiene el honor de ser el primer cometa descubierto a través de un telescopio !!!

También merece el galardón de ser uno de los cometas más nítido en la historia; también conocido por los nombres de “El Gran Cometa de 1680″, “el cometa de Kirch”, y “el cometa de Newton”. En este último caso la adjudicación es bastante engañosa, dado que Isaac Newton no participó en el descubrimiento del mismo, pero si utilizó su órbita para demostrar sus flamantes leyes de la mecánica celeste cuando publicó su famoso “Principia”, varios años más tarde.

Tan sólo un par de semanas luego del descubrimiento, el C/1680 V1 pasó a tan sólo 0,42 UA (UA = Unidades Astronómicas) cerca de unos 62 millones de kilómetros de la Tierra, y sólo un par de semanas después, el 18 de Diciembre de 1680 casi rozó al Sol a 0,006 UA (aproximadamente 900.000 km).

Pasó apenas por encima de la superficie solar o fotosfera y supuestamente fue visible a plena luz del día !. Luego cuando se alejo angularmente del Sol, alcanzó su punto de brillo máximo a fines de ese año, con un espectacular cola en forma de arco largo y delgado que abarcó gran parte del cielo nocturno antes de retirarse de la visual a principios de 1681.

Suena genial, pero ¿cuál sería su relación con el cometa ISON? Técnicamente no hay nada … pero por un tiempo pensamos que realmente existía algún vínculo, y a pesar de no haber una, el cometa de Kirch todavía puede dar valiosas pistas al futuro del comportamiento del cometa ISON.

Dándole un vistazo a los elementos orbitales de ambos cometas vemos que tienen similitudes sorprendentes. Ambos cometas se aproximan dentro de las 0,4 UA de la Tierra y la distancia al perihelio (máxima aproximación al Sol) es de solo 0,006 UA para el cometa Kirch contra las 0,012 UA para el cometa ISON.
La llamada “Longitud del Nodo Ascendente” es 277 grados para el Kirch y 295 grados para el ISON. El “Argumento del Perihelio” es de 351 grados frente a los 360 grados y la Inclinación orbital es de 61 grados frente a los 60 grados, respectivamente. Estos valores numéricos definen el camino a través del espacio en la cual viajan estos cometas y sus diferencias de unos pocos grados aquí y allá no son necesariamente tan grandes como se ven. En astronomía, utilizamos estos valores para “vincular o relacionar” cometas y determinar las relaciones que existen entre ellos, o determinar si estamos viendo el mismo cometa en una nueva revolución alrededor del Sol, y cuando vemos tantos valores que son tan similares, nos sentamos y tomamos nota de ello.

Así que cuando vimos los parámetros orbitales del Cometa ISON, inmediatamente pensé que tal vez había algún tipo de relación entre estos dos cometas.

Sabíamos que no era el mismo cometa, porque el cometa Kirch es del tipo periódico y tiene un tiempo orbital del orden de los diez mil años; pero existe la posibilidad de que estos dos objetos una vez fueron parte de un mismo cuerpo que se fragmentara en trozos pequeños en algún momento del pasado. Esto lo vemos todo el tiempo con los cometas de la familia o grupo de Kreutz, así que sabemos lo que se trara y sucede.

El cometa C/2011 W3 (Lovejoy), por ejemplo, se cree firmemente que es trata de la consecuencia de una fragmentación del “Gran Cometa de 1106″ y además un fragmento de una fragmentación anterior de un paso muy cerca al Sol ocurrido siglos antes de esto.

Así que se empezo a mirar muy de cerca la órbita del ISON, para determinar si en efecto era un pariente de la familia de Kirch, estabamos enfocados principalmente en el parámetro orbital de la “excentricidad”. Este valor nos dice si la órbita del cometa es una elipse o una parábola. Es decir, ¿sigue una órbita en forma de bucle cerrado y siendo así un cometa periódico y gravitacionalmente atado a nuestro Sol, o está en un camino “abierto” de modo que viene al Sistema Solar interior sólo una vez y se marcha para nunca más ser observado otra vez?

Durante un tiempo la situación estaba parada como sobre el filo de una navaja, pero finalmente con los datos observacionales suficientes se llegó a la conclusión de que el cometa ISON es de hecho y dinamicamente un “nuevo cometa”, “fresco” de la nube de Oort (el vasto y lejano depósito de cuerpos congelados de nuestro sistema solar).

Quizá no sea mucho, pero es esto lo que tenemos: el cometa Kirch sigue una órbita notablemente similar a través del espacio en un tiempo extraordinariamente similar al año, aunque 333 años antes que el ISON y se acerca a una distancia muy similar a la Tierra y a una distancia más o menos similar del Sol en el perihelio (son ambos Sungrazers o rasantes).

Tal vez uno se puede preguntar con razón si tiene relevancia el C/1680 V1 (Kirch) sobre el C/2012 S1 (ISON).
Tal vez no sea mucha y es esta: El Cometa Kirch sigue una órbita notablemente similar a través del espacio en un tiempo extraordinariamente similar al año, aunque 333 años antes del ISON y se acercó a una distancia muy similar a la Tierra y a una distancia más o menos similar del Sol en el perihelio (ambos son Sungrazers).

Podría ser que el cometa de Kirch es uno de los únicos indicadores de cómo podría ser el cometa ISON durante noviembre/diciembre. Hay que reconocer que no conocemos si son los núcleos son similares en tamaño y que el C/1680 se acercó sin lugar a dudas más cerca del Sol; este es por lo visto el primer viaje del cometa desde la distante y helada nube de Oort por el Sistema Solar interior. Como ya hemos publicado en este sitio, no tenemos ningún ejemplo de un nuevo y fresco cometa del tipo Sungrazer de la Nube de Oort que podemos comparar con el ISON. Así que lo mejor que podemos hacer es mirar a otros Sungrazers, y los ejemplos más cercanos que podemos encontrar y ver como ellos se mantienen consistentes.

¡Si el  presente caso fuese similar al del Cometa Kirch, los astrónomos gozarán de un final de año muy feliz!.

Fuente: http://www.isoncampaign.org/potw-jul22